Baristas caseros: el lado positivo de la pandemia

Ha medida que siguen avanzando los toques de queda y las restricciones al comercio, cada quien ha tenido que cambiar sus hábitos de consumo y los amantes del café son algunos de ellos al punto de convertirse en baristas caseros.

El café se ha vuelto indispensable en nuestras vidas y hacer café en casa es una buena habilidad para tener.

En Colombia, es difícil imaginar un desayuno, reuniones sociales o incluso negociaciones de negocios sin tomar café. El país es un gran consumidor de café y una de las mayores regiones productoras de café del mundo.

Chan: otro de los baristas caseros

El gran actor Jackie Chan dijo una vez: “El café es un lenguaje en sí mismo“. Es difícil de discutir que, con el promedio de los colombianos gastando unos treinta a cuarentamil pesos al mes comprando en Juan Valdez.

La gente ama el café, y la gente ama sus elegantes bebidas de café. Cuanto más elegante, mejor, parece: triple café con leche de almendras y un toque de vainilla, espuma extra, sin látigo, añadiendo canela, es una de las bebidas menos elaboradas que se escuchan en la cafetería local. Por supuesto, el barista local, con sus delantales verdes y negros y su incapacidad para deletrear tu nombre, claramente debe tener alguna habilidad mágica que le lleve años dominar.

No importa cuán francés o italiano sea el nombre, no importa cuán intimidantes parezcan las máquinas de expreso, no importa cuán elaborados parezcan sus sistemas de filtrado de café, con unas pocas y simples herramientas se puede aprender a hacer una increíble bebida de café en casa por una fracción del precio.

El Latte Hack

El café con leche es uno de los productos básicos de la cafetería de lujo, y por una buena razón: es como beber un abrazo. Un abrazo que te llevará a las tres próximas reuniones y a tu viaje, pero un abrazo de todos modos. En primer lugar, necesitas una dosis de café, lo que suena intimidante hasta que te das cuenta de que los sistemas basados en cápsulas están de moda y que tu máquina de café personal puede costar tanto como una máquina de café realmente buena. Después de eso, calienta un poco de leche y usa un espumador – nuestro favorito es el de color menta – y si te sientes tan inclinado, añade un poco de chocolate para crear un Mocha Latte. Combina tu chupito de café expreso y leche espumosa tibia en un vaso más grande y ¡bum!, ¡tienes un latte cortado en casa!

El Macchiato Hack

Existe una preparación de Macchiato que puedes tomar prestada de Starbucks. No me malinterpretes, el Caramel Macchiato es mi bebida favorita del menú de Starbucks. Es la perfección tal y como es. Se sabe que lo que contiene el machiato de Starbucks es lo siguiente: Sirope de vainilla, leche cremosa, chupitos de espresso y delicioso caramelo. ¡Es casi DEMASIADO bueno! PERO, hay una pequeña cosa, cuando se añade, que cambia el perfil de sabor y eleva esta bebida hasta el cielo de las bebidas… y es el ¡sirope de Canela Dolce!

¿Existe Siropre de Canela?

Sí y su preparación es sencilla. Solo debes poner agua, una rama de canela y azúcar en una ollita a fuego lento y no dejar de revolver. Al cabo de unos minutos obtendrás ese ingrediente que le había sido esquivo a tu café. Claro, también puedes ir al centro a buscar el sirope de canela ya preparado, pero puedes experimentar con esas sencillas instrucciones.

Con este par de tips ya puedes graduarte como uno de los mejores baristas caseros.